INSCRIPCIÓN INSCRIPCIÓN
PROGRAMA 1. LA ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL COMO MEDIO Y NO COMO FIN “Partimos de la concepción de la ASC como medio y no como fin, sabiendo que es un proceso de enriquecimiento social y cultural, personal y colectivo. Sobre esta base, la entendemos y desarrollamos como un modelo de intervención comunitaria, con estrategias orientadas a generar acciones y prácticas sociales, dirigidas y destinadas a crear espacios y condiciones de una sociabilidad diferente. Desde este lugar, nos ponemos en relación con los sujetos de la comunidad por medio de técnicas, actividades y acciones que potencien la participación social, promoviendo la construcción de una ciudadanía activa, crítica y, por ende, protagonista de su propia historia.” 2. LA INTERVENCIÓN COMUNITARIA “Toda intervención comunitaria desde la Animación tendrá en cuenta los aspectos que hacen a la realidad cotidiana de las comunidades y sus respectivos colectivos sociales. Es así que, al posicionarnos en esta idea, concluimos en el convencimiento de su potencialidad para provocar y promover procesos de transformación. En estos últimos el Estado deberá desempeñar un papel fundamental, en conjunto con los demás actores de la Sociedad Civil, para de esa forma provocar la transferencia de Poder a la ciudadanía. Será imprescindible educarnos para el ejercicio de dicho poder, sabiéndolo en movimiento y apostando intencionadamente a esta dinamización del empoderamiento”. 3. ANIMACIÓN / RECREACIÓN Y EL COMPROMISO DE LA MILITANCIA SOCIAL “Tomando como contexto la realidad en que vivimos, en donde el mensaje implícito y explícito del marketing nos hace destinatarios de supuestas formas de vida y comportamientos correctos, muchas veces con la imposición de pautas culturales totalmente ajenas a las realidades sociales de nuestras comunidades y con la mayoría de los medios de información actuando como buques insignia de dicha ideología… No nos cabe más que asumir como Animadores y Animadoeras el compromiso de la militancia social. Seamos actores sociales sensibles a los cambios y provocadores de los mismos, deontológicamente ubicados en una cotidianeidad personal y comunitaria que se muestra ávida de espacios para la generación de propuestas”.
Palabras de Ramiro González Gainza en la clausura del IV Congreso de la RIA; Montevideo 4/11/12